Tantra en México   www.tantra.com.mx
 

 Aviso importante: Este sitio es exclusivo para mayores de 18 años.

Recibe nuestro Boletín

 

Inicio

Cursos de Tantra

Lecciones de Tantra

 

 

Masaje tántrico al hombre:

El culto al falo o linga

Al igual que en la lección anterior platicaremos la historia del culto al linga o falo y el culto al lingam por los practicantes de tantra. La intención es que cuando una mujer acaricie al hombre lo haga con la misma intención que lo hacen los tántrikas en las ceremonias llamadas puyas.

Amarnath es un templo en la India, localizado en un valle glaciar y elevado a 4,174 metros. Cerca de la cima hay una cueva a la que se llega después de varios días de penoso peregrinaje. El objeto que se venera en esta cueva es una formación de hielo natural que ha tomado la forma de un Shiva Linga o en otras palabras el pene de Shiva.

En otras ceremonias se venera al Lingam, que es la conjunción de los órganos masculino y femenino en unión.

 

La ceremonia de adoración del lingam o Linga Puja

En esta ceremonia de adoración al lingam, aquel que es el oficiante acaricia uno de piedra pulida, lo adorna con guirnaldas y traza con él, untado con pasta de sándalo amarillo, los signos rituales y simbólicos. Durante toda la celebración, el oficiante y los participantes cantan a coro, durante horas, OM NAMAH SHIVAYAH, arrojando al mismo tiempo flores y pétalos de flores sobre el lingam que queda casi cubierto con ellos.

En el momento culminante, el oficiante vierte sobre el lingam un líquido blanco viscoso, hecho de leche y miel  que corre lentamente por la piedra y se derrama en el arghya, para ser luego repartido entre los participantes, que lo beben con devoción. En ese instante, Shiva está presente en el lingam.

Para el tántrico, la eyaculación es el momento procreador por excelencia, cuando la energía femenina se apodera del esperma para suscitar una nueva vida. Todo acto creador va acompañado de goce y la creación resulta de una unión cósmica permanente que proseguirá hasta el final de los tiempos.

El Universo proviene de la relación de un yoni con un linga; todo lleva su marca. Es la divinidad que, bajo la forma de falos individuales, penetra en cada matriz y procrea así a todos los seres. La potencia creadora humana reside en el sexo. Adorar al lingam trae placer (bhukti) y liberación (mukti).

El linga está representado por una piedra ovoide, o una piedra ovoide dentro de una con una cavidad que la contiene o monolitos.

Masaje tántrico al hombre

Este ejercicio ayuda al hombre a disociar el orgasmo de la eyaculación y poder ser multiorgásmico y a la mujer a lograr orgasmos extremos.

Para prepararse para el masaje.  la pareja se asegura que su vejiga e intestinos estén vacíos y toman un baño, de preferencia juntos. Antes de iniciar el masaje se sientan uno frente al otro, ponen su mano derecha en el corazón del otro y se toman de la mano izquierda. Se ven a los ojos hasta que sus conciencias se han unido. Esta parte es fundamental del masaje tántrico.

Masaje al hombre:

Cuando estén listos, el hombre se recuesta en supta badha konasana. La mujer se pone al  lado derecho del hombre. Respiran larga y pausadamente por unos momentos. Este tipo de respiración continúa durante toda la sesión.

La mujer masajea las piernas, cadera, estómago y pecho del hombre antes de masajear los genitales. La mujer aplica lubricante o aceite al pene y los testículos. El masaje es muy lento y el hombre va indicando la manera en que desea recibir el masaje. La mujer masajea el pene, los testículos y el perineo del hombre. El hombre con sus manos pide a la mujer que se detenga cuando siente que está llegando al punto de no retorno; en otras palabras cuando siente que si el masaje continúa por unos segundos más la eyaculación será inminente.  Después de detenerse completamente el masaje y una vez que el hombre sabe que ha dominado el punto de no retorno, realiza movimientos musculares  similares a los que generan el orgasmo. Sin embargo estos movimientos son plenamente concientes y controlables por el hombre.

El hombre en este masaje empieza a reconocer el punto en donde las sensaciones orgásmicas se producen y un buen lapso antes de que se generen los espasmos eyaculatorios. Entonces el hombre moviendo los músculos que se involucran en el orgasmo puede tener múltiples orgasmos sin eyaculación. Esta técnica tántrica difiere totalmente de las técnicas de retención de semen. Al contrario es una técnica que se basa en la total relajación del hombre y de que aprenda fluir con ella. Es natural que después de varios orgasmos sin eyaculación la erección se pierda. Sin embargo después de unos minutos el hombre estará preparado para tener otra erección en cuanto su cuerpo se de cuenta que hay suficiente líquido en la próstata.

Lo más curioso de esta técnica es que el hombre no puede hacerla solo. Requiere de la ayuda de su pareja. Es como querer hacerse cosquillas uno mismo.